Comprar hosting, la guía para acertar a la primera

4.3 (86.67%) 6 votes

Quieres comprar un hosting. Has leído mucho sobre ello, has preguntado en foros, en redes sociales y sigues sin tener claro cómo hacerlo y cuál elegir.

Te entiendo. Todos hemos pasado por eso. En esta guía te voy a explicar lo que debes tener en cuenta antes, durante y después de la contratación.

De este modo, lo tendrás todo mucho más claro y acertarás a la primera.

contratar un dominio

Elegir el nombre del dominio

El dominio es una cuestión bastante importante a la hora de crear un negocio en Internet. Es la forma en la que los usuarios van a llegar a tu página web.

En Hostingsaurio, ya hemos hablado sobre qué es un dominio y cómo elegirlo. Si no lo has leído, te invito a hacerlo. Te dejo las claves para elegir un dominio:

  • Que transmita tu mensaje.
  • Que tenga gancho.
  • Corto.
  • Comprensible.
  • Fácil de recordar.

Contratar el dominio

A la hora de contratar el dominio, debes tener en cuenta que lo puedes hacer desde el mismo proveedor en el que tienes contratado (o vas a contratar) tu hosting o desde otro diferente.

La mayoría de los proveedores ofrecen un año de dominio gratis al contratar el hosting con ellos. Es un reclamo muy habitual. A partir del segundo año te cobran la correspondiente cuota anual.

En teoría, tener el dominio en la misma compañía que el hosting es mejor para la velocidad de carga. Cuando alguien introduce tu dominio en el buscador, las DNS encuentran más rápido el servidor en el que está alojada la página. En la práctica, la diferencia es imperceptible.

Así que mi recomendación es que escojas una u otra opción en función de otros factores como el precio, la comodidad y la protección que ofrece el Whois privado.

  • Precio: como hemos dicho, muchos proveedores ofrecen el primer año gratuito. Es un motivo para decantarse por contratar junto con el hosting. Ahora bien, debes tener en cuenta que el segundo año te lo van a cobrar y que muchos se suben a la parra.
  • Comodidad: no nos engañemos. Es más cómodo tenerlo todo en el mismo sitio. Lo gestionas y lo renuevas desde el mismo panel de control. Además, si contratas el dominio por separado tendrás que cambiar las DNS.
  • Whois privado: el whois es un protocolo que permite determinar quién es el propietario de un dominio. Por defecto, al registrar un dominio, tus datos son públicos y se pueden encontrar en webs como esta. Tener el Whois privado significa que puedes ocultar estos datos. Así te evitas que la gente sepa dónde vives, tu email, tu teléfono, etc. Muchos proveedores te cobran un extra por este servicio. Hasta ahora, se creía que tener el Whois privado perjudicaba el posicionamiento web. Ahora mismo, varios SEOs contradicen esta teoría y este punto no está tan claro.

En principio, parece más conveniente contratar todo junto, pero esta opción presenta algunos inconvenientes. El precio a la larga puede resultar más caro y es probable que tus datos personales estén al alcance de todo el mundo. Además, si en el futuro cambias de hosting porque ya no confías en el que estabas, tendrás que migrar también el dominio y esto puede darte algún que otro dolor de cabeza.

Elegir el hosting adecuado

Hay miles de empresas de hosting en Internet. Las hay buenas, muy buenas, malas, muy malas y regulares. Con servidores propios, ajenos, en un solo sitio, en multitud de países, con soporte en español, en inglés y un largo etcétera.

Está bien tener dónde elegir, pero ante tan abrumadora cantidad de opciones hay que seguir una serie de criterios para no errar en la elección y contratar un hosting de garantías.

Por eso, vamos a enumerar los factores más importantes para adquirir un alojamiento web.

comprar hosting web

Aspectos a tener en cuenta a la hora contratar un hosting

Tendemos a pensar que en Internet todo es gratis y que pagar es de tontos.

Sin embargo, muchas veces no nos damos cuenta de que si no estamos pagando por un producto es porque el producto somos nosotros.

Antes de que te bombardeen a publicidad o hagan cualquier cosa con tus datos personales, es preferible rascarse el bolsillo y abonar una pequeña cantidad para que tu web y tu privacidad estén a buen recaudo.

Estos son los puntos clave en un hosting:

  • Espacio en disco: es el espacio del que dispones para alojar tu página web y tus correos corporativos. A partir de 1 GB es una buena cifra.
  • Transferencia mensual: es la cantidad de datos que consume tu servidor. Es como la tarifa de datos del móvil: mejor no llegar al tope. Es difícil determinar una cantidad porque hay demasiadas variables.
  • Facilidad de gestión: el sector del alojamiento web es muy técnico y tú no tienes por qué serlo. Así que es importante que dispongas de un software que te permita manejarlo con soltura. Recomendamos cPanel.
  • Velocidad: es importante de cara a tus visitantes y de cara a Google (que te trae más visitantes), así que tómatela en serio.
  • Seguridad: tu negocio está expuesto a los ataques de cualquier persona del mundo que quiera fastidiarte. Es fundamental contratar un hosting serio y seguro.
  • Soporte y atención al cliente: quieras o no, se van a presentar situaciones en las que quieras configurar o solucionar algo y en esos momentos un buen soporte técnico es clave.
  • Servicio de migración: si vienes de otro proveedor y no quieres perder tu web ni tus correos, este servicio te ahorrará muchos dolores de cabeza.
  • Ubicación: influye tanto en el tiempo de carga como en el cumplimiento de la normativa vigente en tu país. Cuanto más cerca, mejor.
  • Reputación: ten en cuenta los análisis de páginas especializadas y las opiniones de otros usuarios. Además de en Hostingsaurio, puedes buscar en foros y blogs.
  • Precio y garantía de devolución: es el factor menos importante pero no por eso hay que restarle importancia. No seas tacaño, pero tampoco pagues algo que no necesites.

Si quieres más detalles sobre cada uno de estos puntos, te invito a visitar este post.

Si vas a utilizar WordPress en tu página web, deberás tener en cuenta otra serie de factores:

  • El tipo de hosting que es: en la mayoría de proyectos suele bastar con un buen hosting compartido.
  • Que sea hosting especializado en WordPress: la configuración del servidor y el soporte deben ser los adecuados para este CMS.
  • Que la base de datos sea MySQL: o en su defecto, MariaDB. Y que sea una versión moderna, ya que es más rápida y segura.
  • Autoinstalador de WordPress (Installatron o Softaculous): con una aplicación de este tipo puedes instalar WordPress con solo rellenar un formulario.
  • cPanel para gestionar el hosting: administrar un hosting no es sencillo, salvo que utilices un software que te facilite la tarea y la convierta en algo muy intuitivo.
  • Alojado en un disco duro SSD: tu web volará si utilizas esta tecnología que multiplica la velocidad y reduce el consumo de recursos.
  • Copias de seguridad automáticas: está muy bien y es muy recomendable que hagas copias por tu cuenta, pero también es importante que tu hosting lo haga, por si acaso.

Una alternativa es contratar un hosting gratuito. Sin embargo, ya sabes que el alojamiento web es la piedra angular de tu presencia online, así que si falla, tu negocio se verá seriamente dañado.

No te recomiendo que utilices un hosting gratuito para un proyecto en funcionamiento y que pretendas monetizar porque tu negocio no es un juego. Necesitas unas garantías (rendimiento, velocidad, disponibilidad) y un soporte que responda en caso de que haya algún problema.

Qué tipo de hosting elegir

Como vimos en su día, hay cinco tipos de hosting.

  • Hosting compartido: tienes un espacio dentro de un servidor que utilizan muchos otros clientes.
  • Hosting reseller: tienes el espacio que el revendedor te deja. No tienes contacto directo con el proveedor.
  • VPS: tienes un espacio en una máquina virtual, es decir, una de las partes en las que se ha dividido el servidor.
  • Servidor dedicado: tienes un servidor para ti solito.
  • Cloud: tienes un espacio en varios servidores para que tu web resista un gran volumen de tráfico y esté siempre operativa.

Esta clasificación atiende a las características técnicas y es la más habitual.

En función del grado de implicación en el mantenimiento de tu web, distinguimos entre hosting genérico, hosting especializado y hosting administrado.

  • Hosting genérico: te ofrecen el hosting y el soporte técnico.
  • Hosting especializado: además de eso, sus servidores tienen la configuración adecuada y sus técnicos la formación sobre el gestor de contenidos que utilices. Por ejemplo, WordPress.
  • Hosting administrado: en este caso, los técnicos se encargan de todo.

Precio y tiempo de contratación

El precio es un factor importante, aunque no debe ponerse por encima de los otros nueve puntos clave que hemos visto anteriormente.

Una vez dicho esto, el presupuesto de todo emprendedor es limitado, así que no seamos ingenuos y fijémonos si el precio está a nuestro alcance y, sobre todo, si merece la pena gastar más dinero o no en un hosting más caro.

Si vas a crear un proyecto con algún CMS como WordPress, tienes que conocer bien sus requisitos. Una vez que los tengas claros, debes coger un plan de hosting que los cumpla con cierta holgura, ya que un servidor necesita margen para ejecutar sus procesos.

Ahora bien, si estás empezando con tu blog, no contrates un VPS o un cloud. Del mismo modo, si vas a montar el campus de tu universidad, no contrates un hosting compartido. Morirá en cuanto eche a andar.

Contrata un alojamiento web acorde a tus necesidades. Ni más ni menos.

En cuanto al tiempo de contratación, lo más recomendable es 1 año. Si contratas menos tiempo, el precio suele ser más caro ya que las compañías quieren que estés con ellos el mayor tiempo posible. Les es más rentable… Y a ti también.

Si contratas más tiempo, puede ocurrir que te arrepientas si la calidad del servicio no es la esperada. Así que no te dejes llevar por tu ambición.

Cómo contratar un hosting paso a paso

Lo primero que debes hacer es leer nuestros análisis de los mejores hostings.

Una vez que elijas el que más se adecúa a tus necesidades, entra en su página web a través de uno de nuestros enlaces (somos afiliados, gracias) y busca el plan de hosting que quieres contratar.

Haz clic en el botón de compra y sigue el registro.

Según el proveedor elegido el proceso de compra puede variar, sin embargo, hay una serie de pasos que siempre están presentes.

Primero te pedirán el nombre de dominio que quieres contratar. Como hemos visto, puedes contratar uno nuevo o decir que usarás uno ya existente que tienes en propiedad.

A continuación, deberás rellenar un formulario con tus datos personales (o los de tu empresa). Ten cuidado en este punto, especialmente con el email. Si te equivocas será complicado solucionarlo.

Por último, tendrás que abonar el pago. Te recomiendo que pagues con tarjeta (de débito o de crédito) o a través de PayPal. La razón es muy sencilla: de este modo, tendrás acceso inmediato al hosting.

Si todo está correcto, te llegará un email con tus datos de acceso y ya tendrás todo lo necesario para empezar a crear tu página web.

4 comentarios en “Comprar hosting, la guía para acertar a la primera

  1. Excelente el proyecto, muy guía para saber por cual hosting a día de hoy me puedo decidir ya que hay un monte de ellos y no ofrecen calidad en su servicio. En concreto esta web tiene montón de contenido de mucha calidad para para sacar esas dudad que hay sobre hosting, para saber cual es mejor, mas rápido, servios y calidad etc…
    Un saludo..

    • Hola, Josías.

      Así es. Hay una oferta de hostings enorme y no siempre es fácil saber distinguir los buenos de los malos y tomar una buena decisión. Desde Hostingsaurio, esperamos ayudarte a encontrar el más apropiado para tu proyecto.

      Un cordial saludo.

Deja un comentario

 

Share This